“Coaching” empresarial: una alternativa para el éxito de su empresa

Por Dra. Aury Beltrán

 

Son muchos los retos externos que enfrentan las pequeñas y medianas empresas (pymes) en Puerto Rico.  La creciente competitividad local y global, la situación económica actual y el cambio constante, son algunos de estos.  Sin embargo, el reto mayor es orientar al empresario para que ejerza su rol como tal.

Un estudio realizado recientemente por Action International sobre las pymes, demostró que el 80% del tiempo el empresario se dedica a actividades técnicas y clericales, el 15% a labores gerenciales, y sólo el 5% a labores de empresario, cuando son estas las que deberían ocupar la mayor parte de su tiempo.

El “coach” empresarial es una alternativa para combatir estas deficiencias y optimizar esta situación de una manera directa, práctica y diferente.  Las áreas neurálgicas más comunes son: necesidad de formación del negocio, falta de planificación y control, sistematización, construcción de los equipos de trabajo, baja cultura de rendición de cuentas, bajos conocimientos de contabilidad funcionamiento por instinto, estructura flexible e informal en atención y servicio a los clientes, deficiencia en el manejo del tiempo, necesidad de mejorar los beneficios de la empresa, falta de dominio de la empresa, reconocimiento de responsabilidad en su empresa y balance entre vida profesional y personal.

Este sistema apoya al propietario de la empresa y a su equipo e impulsa su auto-aprendizaje para promover una mayor toma de conciencia y apertura a nuevas realidades alcanzables durante el proceso.  Esta disciplina se enfoca en acompañar a los comerciantes en sus gestiones de negocios para definir y alcanzar sus objetivos empresariales.

Se trate de una empresa unipersonal familiar o de varios asociados, este programa se convierte en una plataforma de evolución para sus miembros.  Una empresa crecerá de acuerdo al nivel de conocimiento de sus propietarios y sus líderes.  Las empresas triunfadoras son las que se esfuerzan por reforzar su conocimiento y el de sus equipos y constantemente se preparan para asumir los retos y oportunidades que se presenten.

Cuando se habla de alianza, transformación, flexibilidad, delegación, comunicación efectiva y equipos de trabajo auto-suficientes, se habla del Coaching Empresarialestilo “coaching”.  En vez de pensar “Si no lo hago yo, esto no saldrá bien”, transformarlo a, “alguno de los miembros de mi equipo puede hacer esto exitosamente”.  En vez de pronunciar tantos “PEROS” diariamente, sustituirlos por “SIN EMBARGOS”, que denota posibilidades positivas.

Este efectivo método habla a su cliente en un lenguaje común, lo escucha, lo motiva, le presenta herramientas prácticas y le hace seguimiento periódico para evitar recaer en antiguos hábitos negativos.  Es un proceso sencillo de tres pasos: cambiar el pensamiento, la emoción y el comportamiento. Se remueve cualquier creencia limitante, bloqueo interno u obstáculo paralizante y se establecen objetivos y un plan de acción para alcanzarlos.

El caso específico de la empresa familiar

De acuerdo con estudios realizados por John L. Ward, en una muestra de empresas familiares el 10% de los fracasos se debe a la falta de capacidad del sucesor, el 20% a razones del negocio como tal, el 10% a la falta de capital, y el 60% a los asuntos familiares. Dichos asuntos familiares incluyen: preparación deficiente de la sucesión familiar por haber sido estas empresas unipersonales, falta de diferenciación entre gestión, propiedad y familia, percepción de la empresa como fuente principal en la familia, falta de motivación y carácter; y la competencia entre los sucesores.

El rol del “coach” puede ser vital en una empresa familiar donde la inteligencia del equipo responde a un patrón emocional-subjetivo.  Por ejemplo, hace falta la participación de un tercero con cualificaciones profesionales, una visión objetiva, y sin ningún grado con consangüineidad.  Es necesario revisar totalmente los sistemas de comunicación internos para fertilizar la empatía entre los compañeros de trabajo y con los públicos externos.  Es indispensable en empresas con transiciones generacionales para acompañar y apoyar al futuro dueño de la empresa, que usualmente son los hijos recién graduados de universidad, para que hereden una empresa libre de prejuicios y esquemas rígidos.

Como parte del programa, en la sucesión de empresas exponemos al nuevo incumbente por los diferentes departamentos para conocer a fondo el funcionamiento y los empleados, se le pautan encuentros con mentores en la industria, y se diseñan planes para convertir sus talentos en fortalezas gerenciales.

La gestión de “coaching” puede comenzar con talleres grupales y luego continuar con sesiones de pares, minigrupos, individuales, hasta gestiones de acompañamiento en rutas de ventas y servicio.  Como resultado del proceso de se mejoran los beneficios de la empresa, se sistematiza el negocio, y se hace mejor manejo del tiempo.

 

La autora es presidenta de Conscious Marketing & Coaching, Coach de Vida y Coach Corporativa Certificada, Adiestradora en Formación de Coaches, Fundadora y Directora de YogaLatina y Sistemas de Calidad de Vida, y Consultora en Mercadeo y Comunicaciones.

Publicado por primera vez en la revista del Centro Unido de Detallistas, Centro Unido en Acción, Diciembre de 2007.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Management. Guarda el enlace permanente.