Escuchar: alimento para el alma

Por: Dra. Aury Beltrán, PCC

¿Con cuánta frecuencia usted realmente dedica tiempo a “escuchar”?  Y aún más: ¿sabe escuchar efectivamente? No importa el escenario, aprender a escuchar, conversar, y ser escuchado es esencial para generar relaciones conducentes a un diálogo pacífico de respeto mutuo y entendimiento.

Escuchar es muchísimo más que “oír palabras”. Es una fuerza creativa de expansión y crecimiento. Hacerlo con atención toma tiempo, destreza, y habilidad para aquietarse. Es necesario soltar las expectativas, los prejuicios, las defensas, y el aburrimiento. Son tres las cualidades vitales para escuchar profundamente: (1) el silencio, (2) la reflexión, y (3) la presencia.

El silencio permite escuchar la intuición propia para hilar la interpretación correcta del mensaje que se recibe; además, cultiva la sabiduría interna. La reflexión genera una respuesta profunda, bien pensada y sentida, más que una mera contestación al parlante. La presencia implica estar de cuerpo presente, manifestando vida en cada instante y en conexión con la conversación.

Comunicación estructurada

Estudios realizados demuestran que la estructura de la comunicación se compone de: PALABRA (siete por ciento), VOZ (treinta y ocho por ciento), LENGUAJE CORPORAL (cincuenta y cinco por ciento).

Esto implica que si importante es escuchar el contenido de las palabras, más aún es escuchar la voz que refleja las actitudes y las emociones del interlocutor: la entonación (volumen, énfasis, melodía, tempo, pausas y timbre) y la tónica (desinteresada, real, persuasiva, placentera, molesta, cómica, educativa). Y sobre todo, “escuchar/descifrar” el lenguaje corporal (expresiones faciales, postura, gestos, muletillas, vestimenta y apariencia). En resumen: escuchar con mucha “atención” la “intención” del que habla.

Fin primordial

Una historia de la vida real cuenta sobre una mujer cuya mejor amiga desde niña carecía del sentido de la audición. Para comunicarse con ésta, aprendió el lenguaje de señas y así fue desarrollando la capacidad de “escuchar con los ojos y con el corazón, no solo con sus oídos y su cerebro”.

El propósito primordial de comunicarse es establecer una conexión mutua. Sin embargo, a menudo los diálogos carecen de este ingrediente. Puede que alguna de las partes monopolice la conversación,  no demuestre interés en los sentimientos del otro, envíe mensajes confusos o con agendas ocultas, promueva interrupciones, luzca apresurado o impaciente, se muestre ausente, dirija la mirada hacia otro lado, o se comporte como si no pasara nada

¿Cómo “escuchar” en casos similares? Mostrándose interesado, alerta y concentrado; siendo paciente y sin interrumpir; respetar los silencios; fluir con sus ideas; retroalimentar claramente; retomar el punto esencial del tema; evitar juzgar; aclarar dudas.

Cualidades para escuchar y ser escuchado profundamente

Escuchar

“Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar. Pero también es lo que se necesita para sentarse y escuchar.” – Sir Winston Churchill

• Escuchar el alma del hablante.

• Escuchar con humildad.

• Escuchar para armonizar.

• Escuchar con autenticidad.

• Escuchar para aprender.

• Escuchar abierto al cambio.

• Escuchar atentamente.

• Soltar las presunciones.

• Estar presente desde el corazón.

• Escuchar sabiamente.

• Guardar la confidencialidad.

• Escuchar con intención.

• Escuchar con gratitud.

• Escuchar sin interrumpir.

• Escuchar objetivamente.

• Escuchar en silencio.

Claro está, siempre existe la elección de “no escuchar” cuando una conversación conlleva emociones tóxicas de chismes y calumnias,  de identificar sabiamente las señales de una persona que no desee escucharnos, o de no participar en juegos peligrosos de silencios “contenciosos”.

¿Cuándo fue la última vez que se detuvo a escuchar la lluvia caer, o las olas del mar, o la risa de un bebé? ¿Y cuándo fue la última vez que escuchó con atención el sonido de su propia respiración? ¡Cultivar el arte de escuchar alimenta el alma!

La Dra. Aury Beltrán  es Coach de Personal y Empresarial Certificada con Credencial PCC avalada por la International Coach Federation, Presidente de Conscious Marketing & Coaching, Especialista en Inteligencia Emocional, Fundadora/Directora de YogaLatina, Consultora en Comunicaciones y Sistemas de Ecología Empresarial,  Profesora universitaria, formadora de coaches en Puerto Rico y Conferenciante internacional   787-364-5838     aurybeltran3@gmail.com

Publicado por primera vez en la revista Buena Vida, Junio 2008.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bienestar, Comunicación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.