¿Se ha Estado “Desgastando” mi Asertividad?

2018 Asertividad foto

Muchos consultores, auto-empleados, emprendedores, clientes y hasta competidores coinciden en que no se han sentido asertivos durante estos últimos años, tanto a nivel personal como profesional. En ocasiones me he sentido miembro de ese clan. Sin embargo, ¿seremos nosotros los que no estamos siendo asertivos o cambiaron las reglas de juego? Es necesario mirar afuera primero.

Hay un fenómeno que está en boga. Se somete una propuesta y, por alguna razón, el proyecto no se materializa. Lo peor de todo es que se repite el patrón de que no contestan llamadas, textos, correos ni mensajes de voz, lo cual hace incómodo dar seguimiento a su “Requerimiento de Propuesta”, ya que insistir también cae mal. Aprender a decir que NO podría ser una excelente práctica. Definitivamente el prospecto luciría mejor, y el proponente sabría a qué atenerse. En el mundo de los negocios, CERRAR CICLOS es esencial para mantener una buena reputación profesional y brindar paz mental a la otra parte.

En general, la experiencia apunta a que las propuestas, después de una o varias reuniones brindando consultoría de cortesía, se quedan semanas y hasta meses en suspenso, sin respuesta sobre el particular. En una ínfima minoría de los casos se recibe un pequeño correo proforma donde se notifica que “en otra ocasión será…”. Ha habido casos en que la propuesta ha sido tan magistralmente diseñada, conceptualizada, redactada y presentada, que el prospecto toma la decisión de correr el proyecto basado en la propuesta, pero marginando a su autor.

Compañeros, ¿es que no estamos siendo asertivos, o será que el concepto de “asertividad” ha mutado? ¿Será que en ese afán de mover la Rueda del Trabajo y conectar o mantener clientes, aunque estamos brindando más excelencia que cuando “nos creíamos asertivos”, nuestro autoconcepto se ha lacerado y hemos “comprado” la ilusión de que nuestro desempeño y nuestros encantos profesionales han disminuido? Por supuesto que no, porque la dignidad va por encima de esa nueva modalidad. Son tiempos turbulentos donde la prisa y la falta de personal en las empresas, desafortunadamente promueven la falta de etiqueta de negocios y se sacrifican los valores.

De manera que no sientas que estás pensando deficientemente o que estás “atrás”, no te critiques tanto, baja tus niveles de ansiedad y no te quedes atascado y desilusionado en el camino. Enfoca: “¿Qué piensas en esos momentos de confusión? ¿Cómo actúas? ¿En qué situaciones o con qué personas deseas aliarte? ¿Cómo te sientes?” Tal vez ha llegado el momento de la definición. Lo que no funciona se descarta. Es necesario crear otros métodos que no sacrifiquen la dignidad profesional ni generen resentimiento entre profesionales. El mundo es pequeño; hoy puede uno estar abajo, pero mañana arriba y viceversa.

 

Especial para El Detallista, una publicación del Centro Unido de Detallistas de Puerto Rico: Marzo 2018, Año 10, Número 41

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Comunicación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.